smv

NOTICIAS

¿Cómo llevar a cabo el tratamiento de residuos sólidos peligrosos?

Almacenamiento de residuos sólidos peligrosos

La normativa sobre residuos sólidos peligrosos es extensa y detallada porque para su recogida, transporte y gestión es necesario usar una maquinaria específica y seguir protocolos que garanticen la seguridad medioambiental y para la salud humana durante todo el proceso.

En SMV somos expertos en el tratamiento de todo tipo residuos, incluidos los de esta categoría. En nuestro blog ya hemos abordado cuestiones relacionadas con el tratamiento de residuos peligrosos como su definición, clasificación y manejo en la planta de reciclaje (tratamiento químico, tratamiento térmico, tratamiento biológico y tratamiento físico).

Ahora nos centramos en su marco legal y en las obligaciones de las empresas gestoras como la nuestra.

Normativa sobre tratamiento de residuos sólidos peligrosos

En España existen tres disposiciones que constituyen la base reglamentaria respecto al tratamiento de residuos sólidos peligrosos:

En ellas se especifica que la inspección y sanción de las actuaciones relacionadas con el  tratamiento de sustancias peligrosas es competencia de las Comunidades Autónomas. También se detallan las responsabilidades y obligaciones de sus productores y gestores, así como todas las cuestiones relativas al transporte de residuos sólidos peligrosos.

A nivel europeo, la normativa sobre producción, tratamiento y almacenamiento de residuos sólidos peligrosos está contemplada fundamentalmente en las dos directivas relativas a la clasificación, embalaje y etiquetado de residuos peligrosos, pasos fundamentales para su posterior tratamiento. Estas directivas son:

Obligaciones para los gestores de residuos peligrosos

  • Mantener el correcto funcionamiento de la actividad y de las instalaciones donde se realiza el tratamiento de los residuos sólidos peligrosos. Si existen incidencias deben comunicarse inmediatamente al organismo autonómico que autorizó su instalación.
  • No aceptar residuos peligrosos que procedan de instalaciones o actividades no autorizadas, de origen desconocido o que no cumplan con los criterios de envasado y etiquetado.
  • Emitir el documento de Aceptación específico, una vez aceptado el residuo peligroso para su transporte y/o almacenamiento.
  • Seguir las normas técnicas vigentes sobre las propiedades y características de los recipientes de almacenamiento. Éstos deben ser sólidos, resistentes y evitar la pérdida de contenido.
  • Cumplir la normativa sobre etiquetado de residuos sólidos peligrosos. La etiqueta debe incluir código de identificación, datos del productor (nombre, dirección, etc.), fecha de envasado y riesgos asociados a los mismos.
  • Garantizar la vigilancia de los residuos sólidos peligrosos mientras están almacenados en la planta de tratamiento.
  • Cumplimentar los partes de control y seguimiento de residuos sólidos peligrosos según las indicaciones del Anexo V del Real Decreto 833/1988. La empresa debe conservar estos informes durante un periodo mínimo de cinco años.
  • Registrar todas las operaciones relacionadas con la gestión, transporte y tratamiento de residuos sólidos peligrosos. En este registro aparecerán reflejados, obligatoriamente, los siguientes datos:
      • Procedencia del residuo.
      • Cantidad y naturaleza del mismo (incluyendo un código de composición e identificación).
      • Fecha de aceptación, translado y/o recepción.
      • Fecha y tiempo de almacenamiento.
      • Detalle de las operaciones de tratamiento de los residuos sólidos peligrosos incluyendo tratamiento primario (preparación del residuo – disolución, criogenización, trituración o pulverización-), tratamiento secundario (eliminación de constituyentes peligrosos y tóxicos) y tratamiento final (fisicoquímico, biológico o térmico). Dentro de los procesos para el tratamiento fisicoquímico  de residuos sólidos peligrosos destacan las técnicas de stripping por aire, extracción por vapor del suelo, adsorción con carbón activo y oxidación química. De los procesos biológicos, destacamos el compostaje, la digestión anaeróbica, el filtro bacteriológico, los lodos activos o los tratamientos de enzimas. Por último, la incineración es el más habitual de los tratamientos térmicos para residuos sólidos peligrosos.
      • Destino de los residuos una vez tratados.

Residuos sólidos peligrosos: ejemplos

La pregunta es, ¿cuándo debe aplicarse toda esta normativa? ¿Cuáles son los ejemplos más claros de residuos sólidos peligrosos? Dentro de los residuos peligrosos corrosivos, es decir, aquellos que tienen carcomen o desgastan la superficie al entrar en contacto con ella destacan los ácidos (por ejemplo el ácido sulfúrico) o la sosa cáustica.

De los residuos sólidos peligrosos catalogados como reactivos químicos, son especialmente destacables los metales pesados como el mercurio, el cadmio o el plomo, ya que estas sustancias reaccionan liberando partículas al entrar en contacto con otras materias. Un claro ejemplo de residuos sólidos peligrosos químicos son las pilas y las baterías. Estos elementos brindan una pequeña carga de electricidad mediante reacciones químicas producidas en su interior y sostenidas por un conjunto de ácidos y metales pesados (sobre todo mercurio y cadmio). El problema de las baterías es que, una vez agotadas, sus envoltorios se oxidan y el ácido es liberado en el entorno, de ahí la importancia de su correcto reciclaje de pilas y baterías.

Las limaduras de hierro, provenientes de la industria metalúrgica, también son desechos sólidos considerados muy peligrosos por su rápido proceso de oxidación. Este metal es altamente reactivo porque forma sales y ácidos con facilidad provocando reacciones químicas profundas e impredecibles para el medioambiente.

Para terminar, dinamita y pólvora son los ejemplos más claros de residuos explosivos. Dentro de la clasificación de residuos sólidos peligrosos también estarían aquellos residuos procedentes de la minería o de las actividades agrícolas.

En SMV ofrecemos servicios especializados para la gestión integral de residuos bajo las diferentes autorizaciones medioambientales de la Comunidad Valenciana, entre ellas la 09/T01/CV para el Transporte Profesional de Residuos Peligrosos y la 12/NO1/CV para realizar operaciones de negociador de residuos peligrosos.

Si buscas profesionales cualificados y un servicio seguro, contacta con nosotros.

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827