smv

NOTICIAS

Dónde tirar los escombros: apuesta por la gestión de reciclado de materiales de construcción

Gestión de residuos construcción

Se consideran escombros aquellos desechos de una obra, un edificio que se cae /se derriba, o de una mina. Los escombros están compuestos por materiales muy variados, desde ladrillos a piedras pasando por hormigón, hierro o metal y cualquier. Es por ello que a veces surge la duda de dónde tirar los escombros.

Los responsables de la recogida y gestión de los escombros son las empresas o particulares encargadas de la obra o demolición. Tal y como establece la legislación, los escombros deben colocarse en un  volquete/contenedor diseñado para tal fin y ubicado en los aledaños de la obra. El objetivo es facilitar su retirada por parte de los servicios encargados de su remoción.

Gestión de residuos de construcción: tipos de escombros

Antes de explicar dónde tirar los escombros escombros, es importante saber qué los tipos de escombros que pueden generarse en una obra. Esto es muy importante porque, para hacer un buen reciclaje de los mismos, hay que clasificar previamente los escombros y retirar aquellos elementos que no deberán reciclarse con este conjunto (plásticos, vidrios, metales, etc.).

La gestión de los residuos de construcción y demolición (RDC), se realiza de acuerdo con lo establecido en el R.D. 105/2008 según en el artículo 3.a de la Ley 10/998 de 21 de abril.

Los RDC se organizan en tres grandes grupos:

  • Residuos inertes. Residuos no peligrosos y que no experimentan transformaciones químicas, físicas o biológicas. Estos materiales no son solubles ni combustibles. Tampoco biodegradables, ni afectan negativamente a otras materias al entrar en contacto con ellas.
  • Residuos especiales. Residuos de naturaleza potencialmente contaminante y que requieren tratamiento y control específico. Estos residuos están incluidos en la Directiva 91/689/CE, del 12 de diciembre. 
  • Residuos no especiales. Residuos de obras o demoliciones que no se clasifican ni como residuos inertes ni como residuos especiales.

¿Dónde tirar los escombros?

Los escombros suelen generarse en grandes cantidades y algunas piezas pueden tener dimensiones enormes, por lo que es inviable, incómodo, e incluso peligroso tirarlos en los contenedores “convencionales”.

Si te preguntas dónde tirar los escombros, hay dos opciones: en contenedores especiales o en un punto limpio.

Contenedores para tirar escombros

Los contenedores para el reciclaje de escombros se colocan en la vía pública. Cualquier persona física o empresa que tenga una licencia de obras (o una declaración responsable/comunicación previa de obras), puede solicitar su instalación para tirar sus escombros. La petición debe realizarse antes del comienzo de la obra para liberar el espacio en que se instalará el contenedor alterando lo mínimo posible el tránsito de peatones y vehículos.

Si los contenedores donde se tiran los escombros tienen partes salientes, deben estar identificadas con elementos reflectantes. Al final del día el contenedor se tapará para impedir que entre el polvo, que terceros tiren otro tipo de residuos (lo que dificultará el reciclaje de los escombros), y que se desprendan materiales.

Los escombros almacenados en el contenedor no deben sobrepasar las aristas superiores del mismo. Una vez alcanzado el volumen máximo, el responsable debe comunicar su retirada y  sustitución (si procede) a una empresa homologada y especializada en un plazo inferior a 24 horas.

Reciclaje de escombros en el punto limpio

Muchas personas se plantean si es posible depositar escombros y chatarra en los puntos limpios. La respuesta es que sí, aunque depende del punto limpio y de su origen: si son domésticos, sí; si son industriales, no.

La pregunta es cuánto escombro se puede tirar en un punto limpio. De hecho, la acumulación de escombros en estas zonas puede ocasionar problemas de espacio y de gestión, convirtiendo este lugar en una especie de “vertedero” sin control.

Como norma general, la cantidad de escombros de obra (azulejos, restos de cerámica, piedras, etc.) máxima que un particular puede depositar en un punto limpio no puede superar los 60 kilos.

¿Cómo se gestionan los residuos de la construcción?

Las empresas encargadas del alquiler de contenedores para escombros son las mismas que trasladan los desechos a las plantas de reciclaje.

En una primera fase, los RCD se separan por volumen, materiales y densidad. Después, un potente imán atrae los restos férricos antes de la clasificación manual, donde varios operarios especializados inspeccionan los materiales y los separan.

La fase final del proceso de reciclaje de escombros es la trituración, más o menos intensa en función del uso que se le vaya a dar  a cada partida.

En cualquier caso, el reciclaje de escombros siempre es positivo y permite obtener nuevos materiales de construcción de manera sostenible y respetuosa con el medioambiente.

Tener un buen plan de reutilización y aprovechamiento de desechos es muy importante para las empresas que generan escombros.

¿Necesitas contenedores para escombros? ¿Buscas una empresa que gestione estos residuos de forma integral?  En SMV somo especialistas en la gestión de residuos de construcción y demolición. ¡Contacta con nosotros!

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827