smv

NOTICIAS

¿Qué son los residuos inorgánicos?

Tratamiento de residuos inorgánicos

Se consideran residuos todos aquellos materiales o productos desechados. Los residuos pueden estar en cualquier estado físico (sólido, semisólido, líquido o gaseoso), siendo éste una de las claves para su depósito en los diferentes contenedores. Existen varios tipos de residuos entre los que se incluyen los inorgánicos. Pero, ¿qué son los residuos inorgánicos y cómo es su tratamiento? En este artículo, desde SMV profundizaremos en los “residuos inorgánicos” y en su clasificación.

¿Qué son los residuos inorgánicos?

El significado de residuos inorgánicos hace referencia a todos aquellos materiales de desecho cuyo origen no es biológico. A diferencia de los residuos orgánicos, los inorgánicos han sido fabricados en procesos industriales y artificiales. Por ejemplo, la cáscara de manzana es basura orgánica, pero las telas o los plásticos son materias fabricadas artificialmente y, por lo tanto, son residuos inorgánicos.

Los residuos inorgánicos tardan mucho tiempo en degradarse ya que no “se reintegran” en la naturaleza como ocurre con la gran mayoría de los residuos orgánicos. Algunos pueden hacerlo, pero tras el paso de los años y con la liberación de sustancias contaminantes nocivas para la salud y para el medioambiente. Por eso, muchos residuos inorgánicos están catalogados como residuos no biodegradables.

En todo caso, es importante recalcar que la gran mayoría de los residuos inorgánicos son reciclables y pueden volver a utilizarse en la cadena de producción y consumo.

Clasificación de los residuos inorgánicos

Podemos clasificar en una lista de residuos sólidos inorgánicos a:

Vidrio

Se trata de uno de los residuos inorgánicos con mayor potencia para ser reciclados, bien a través de la recogida selectiva en contenedores o por el uso de envases retornables. Además del ahorro, el reciclaje de vidrio es importante porque una acumulación masiva de este material no reciclado puede ser problemática.

Papel y cartón

Los residuos de papel y el cartón también son residuos inorgánicos con un alto porcentaje de reciclaje. Algunos pueden pensar que su origen es orgánico ya que proceden de la celulosa de los árboles. Sin embargo, en el proceso de transformación del papel se emplean muchos materiales (gomas, aditivos, colorantes) que dificultan su “reinserción” natural y cuyo vertido en ríos o suelos puede ser peligroso.

Chatarra

Alrededor del 3% de los residuos inorgánicos producidos son chatarra, es decir, basura doméstica formada por latas de conservas y refrescos, entre otros. La importancia de reciclar la chatarra es tal que permite contar con numerosos beneficios.

Envoltorios y envases

Prácticamente el 20% de la basura está compuesta son envoltorios y envases. Esto se debe a que los productos se “sobre-empaquetan”, lo que supone un aumento del número de residuos diarios que producimos.

Plásticos

Uno de los residuos inorgánicos más identificables y con mayor potencial de reciclaje. En este caso, reutilizar es fundamental, ya que la gran mayoría de estos residuos no se degradan. Los residuos plásticos suponen, aproximadamente, el 9% de los residuos urbanos.

Algunos ejemplos de basura inorgánica son:

    • Embalajes de celofán.
    • Bolsas de plástico.
    • Ropa de fibras sintéticas.
    • Recipientes de PVC (bandejas, botellas, etc.)
    • Pilas.
    • Baterías.
    • Tetrabricks.
    • Botellas de cristal.
    • Frascos de vidrio.
    • Cartuchos de impresora.
    • Cables rotos.
    • Neumáticos.

Reciclaje de residuos inorgánicos: ¿es posible?

La pregunta que muchas personas se hacen es: ¿se puede reciclar la basura inorgánica? La respuesta es que sí. De hecho, casi todos estos residuos pueden volver a utilizarse.

Algunos consejos para reducir el consumo de basura inorgánica o para reciclarla de manera eficiente son:

  • Elige alimentos frescos. Los alimentos procesados llevan más envoltorios.
  • Utiliza envases que puedas volver a utilizar.
  • Instala filtros reutilizables en cafeteras y hornos.
  • Intenta no romper los envases de vidrio, ya que éstos se reciclan por separado.
  • Quita la tapa de los envases de plástico y comprímelos para reducir su volumen en el contenedor.
  • Deja tus neumáticos usados en el taller en el que te los cambien para su mejor reciclaje.

Reciclar residuos inorgánicos es muy importante para reducir el consumo de energía y de materias primas. En SMV trabajamos para ofrecer su mejor gestión integral cumpliendo con la legislación vigente siendo conscientes de que la adecuada gestión y tratamiento de los residuos es responsabilidad de las empresas de recogida y transporte de residuos como la nuestra.

Si quieres contar con nuestros servicios, ¡contáctanos! Desde SMV nos encargaremos del tratamiento de residuos inorgánicos.

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827