smv

NOTICIAS

¿Qué se entiende por residuos peligrosos y no peligrosos?

Residuos peligrosos y no peligrosos diferencia

Tanto los residuos industriales como los domésticos domésticos pueden pueden considerarse peligrosos, por eso, es vital una correcta gestión de los mismos. En esto las empresas de recogida de residuos son grandes aliadas.

Estas empresas se encargan de hacer la oportuna diferenciación de aquellos que son peligrosos de los que no lo son, para así poder darles el tratamiento adecuado y de esta forma garantizar una correcta disposición de estos materiales.

 

Qué son los residuos no peligrosos

En SMV brindamos la gestión de residuos no peligrosos, que son aquellos materiales que no tienen ningún riesgo para la salud ni para la contaminación del medio ambiente.

Estos desechos pueden presentarse en estado sólido o semisólido, como por ejemplo cartones, madera, chatarra, colchones, vegetales y desechos alimenticios no infectados, entre otros.

Se clasifican en:

  • Residuos urbanos o municipales, que son aquellos que se generan en las casas, oficinas, comercios y servicios.
  • Residuos inertes, aquellos que no experimenten transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas; es decir, que no son solubles ni combustibles ni reaccionan física o químicamente. Tampoco son biodegradables, por lo que no dan lugar a contaminación de aguas ni suelos, así como tampoco pueden perjudicar la salud.
  • Residuos de construcción y demolición, que son todos aquellos desechos que se generen en una obra de construcción o demolición.
  • Residuos no peligrosos valorizables, aquellos materiales que suelen entregarse a gestores para su reciclaje, como por ejemplo cartón, plástico, papel de embalaje, chatarra, etc.

 

Qué son los residuos peligrosos

Dentro de la gama de servicios que ofrecemos en SMV, nos encargamos de la correcta gestión de residuos peligrosos, que son aquellos desechos que tienen un riesgo tanto para el medio ambiente como para la salud de las comunidades debido a sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas.

Son los derivados de la actividad industrial, agropecuaria, química, de servicios e incluso de actividades domésticas cotidianas, por lo que son un verdadero reto para su adecuado manejo.

Algunos ejemplos de residuos peligrosos son:

  • Desechos hospitalarios y biológicos, como por ejemplo jeringuillas, fluidos corporales, vacunas, vendajes, disolventes, reactivos, sustancias de cultivos, etc.
  • Desechos industriales, como es el caso de disolventes, aceites, lubricantes, baterías, bituminosos, alquitrán, emulsiones acuosas, colorantes, ácidos, entre otros.
  • Desechos de la actividad agropecuaria como fungicidas y plaguicidas.
  • Desechos mineros, como las emisiones aéreas de chimeneas y disolventes.

 

Manejo adecuado de los residuos

Las compañías, entidades y en general cada persona, deben conocer qué tipo de desechos se derivan de sus actividades cotidianas para poder tomar las medidas pertinentes que eviten cualquier riesgo a la salud pública así como al medio ambiente.

En este sentido, aquellas industrias que producen desechos peligrosos tienen la responsabilidad de capacitar debidamente a su personal sobre los riesgos que éstos implican, así como sobre su correcta manipulación.

Además, deben garantizar una correcta disposición, almacenamiento, tratamiento y eliminación o reciclaje de los residuos para que así den cumplimiento a la legislación vigente.

Para esto, pueden confiar dicho proceso a empresas de recogida de residuos, que además tienen la experticia de identificar qué es peligroso y cual no.

Parte importante de la responsabilidad que tenemos las empresas de recogida de residuos, es que debemos notificar oportunamente a las autoridades ambientales competentes con qué tipo de desechos se va a operar, para, de esta forma, garantizar que se cuenta con el personal y los equipos necesarios para hacer la correcta disposición de estos materiales.

 

Manejo doméstico de residuos peligrosos

En los hogares también se generan desechos tóxicos, como por ejemplo aceite, jabones, baterías, productos de limpieza, sanitarios etc.

En casa no se suele contratar empresas de recogida de residuos para que se encarguen de la diferenciación, clasificación, recolección y eliminación de los desechos que se generan, por lo que es tarea de cada familia ocuparse de ello.

Una forma sencilla de identificar qué es un residuo peligroso es leer la etiqueta del producto. Puedes revisar la Lista Europea de Residuos (Códigos LER), que indica con un asterisco aquellos que son peligrosos.

 

Importancia de la gestión de residuos

  • Muchos de los residuos peligrosos y no peligrosos pueden reciclarse, por lo que gestionar estos residuos se traduce en beneficios económicos de reutilización de los materiales, así como en una mejora significativa para el medio ambiente.
  • Se fomenta el desarrollo sostenible al hacer un consumo racional de los recursos.
  • Se controlan y evitan posibles riesgos sobre la salud de quienes estén en contacto con estos residuos.
  • Se mejora la calidad de vida de las comunidades al tener una mejor disposición de los desechos y no depositarlos solamente en vertederos, donde pueden afectar la salud pública con la proliferación de moscas, roedores y otras alimañas.
  • Se fomenta la cultura de la reutilización, reducción y reciclaje, por lo que se promueve una mayor conciencia ciudadana sobre la importancia de los recursos y el medio ambiente.

La gestión de los residuos es fundamental para cualquier actividad. La correcta diferenciación y el manejo adecuado de los residuos, tanto peligrosos como no peligrosos, es una tarea delicada que debe manejarse con experticia y sería mejor confiar en empresas de recogida de residuos.

Como empresa gestora de residuos, en SMV somos conscientes de la importancia de esta labor y la cumplimos de forma competente y profesional.

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827