smv

NOTICIAS

¿Qué hacer con los electrodomésticos viejos?

residuos electrónicos reciclaje

Reciclaje de aparatos electrónicos: lo que se puede y no se puede hacer

El desecho de aparatos electrónicos, electrodomésticos o enseres del hogar posee una estricta regulación dentro del derecho informático, donde se establecen una serie de pautas de cómo dichos aparatos pueden ser gestionados.

¿Qué se considera como electrodoméstico?

El término electrodomésticos se atribuye a objetos accionados por la electricidad y que producen un efecto mecánico.

Éstos han pasado a ser de suma importancia en la actualidad para el desarrollo eficaz en la rutina diaria de un hogar estándar, ya que han facilitado e incluso sustituido el trabajo humano.

 

Los 2 tipos principales de electrodomésticos

Los electrodomésticos se pueden dividir en dos amplios grupos: pequeños electrodomésticos y electrodomésticos de grandes dimensiones.

  • Pequeños electrodomésticos

En este grupo se encuentran aquellos objetos cuyo tamaño facilita su transporte, entre los cuales se puede destacar las planchas de pelo, las máquinas de afeitar, los secadores y las aspiradoras, entre otros.

  • Electrodomésticos de grandes dimensiones

A diferencia de los pequeños electrodomésticos, como bien dice su nombre, los electrodomésticos de grandes dimensiones son aquellos cuyo volumen dificulta su movilidad. Generalmente están ubicados en un determinado lugar de la casa y llevan a cabo un funcionamiento más demandado en cuanto a complejidad de trabajo y consumo eléctrico. Como ejemplo pueden mencionarse la lavadora, el frigorífico y la cocina eléctrica, entre otros.

Se tiene la percepción generalizada de que actualmente la vida útil de los electrodomésticos se ha visto reducida, lo que conlleva a su vez a un aumento de desechos electrónicos.

Casi todas las personas habrán pasado por dicha situación: el deterioro y posterior daño de algún electrodoméstico. Por regla general, lo primero que pasa por la cabeza, incluso antes de pensar en el reciclaje de aparatos electrónicos, es la necesidad de desechar dicho electrodoméstico dañado, pero no se tiene conocimiento de cómo proceder ni las consecuencias de una manipulación inconsciente.

 

La importancia de deshacerse adecuadamente de los electrodomésticos

Es primordial tener conocimiento acerca de la gestión de residuos electrónicos, ya que éstos no son cualquier tipo de desecho, tal como queda establecido en las regulaciones que conforman el derecho informático.

No se deben tirar a la basura y mucho menos abandonarse en la calle. No se debe partir de la premisa de que ”la basura de uno es el tesoro de otros” con el fin de deshacerse del residuo de la forma más rápida, barata y sencilla posible.

Muchos de los desechos electrónicos son portadores de sustancias tóxicas altamente perjudiciales para la salud de las personas y el bienestar del medio ambiente. De ahí, radica la importancia de reciclar los aparatos electrónicos, a través de los llamados puntos limpios o zonas que cada ayuntamiento u organismo pone a disposición del público para tales prácticas.

En algunos municipios de España también existe un servicio de recogida puerta a puerta. Debe consultarse qué día pasan por el barrio o localidad, y los aparatos se dejan en un lugar establecido.

Se debe prestar atención a esto ya que 2 de cada 3 residuos electrónicos terminan en un vertedero ilegal, lo cual va en detrimento del reciclaje de aparatos electrónicos.

 

Qué hacer con los electrodomésticos viejos

Reciclar los aparatos electrónicos debe ser una prioridad, dado que se trata de cuidar la salud del planeta.  En ese contexto, el propietario tiene varias opciones:

  1. Dirigirse a alguno de los puntos limpios, donde posteriormente el residuo será llevado a la planta de tratamiento y reciclado satisfactoriamente.
  2. Llevar el electrodoméstico dañado a la tienda donde adquiera el sustituto de ese producto. De esta manera, la tienda, por ley y sin importar la marca o el modelo, se debe hacer responsable de este residuo.
  3. Consultar el servicio de recolección de basura puerta a puerta, como ya se ha descrito anteriormente. Ellos llevarán a cabo el mismo procedimiento de la tienda.

Sin embargo, la opción más recomendada es contratar a una empresa de gestión de residuos, que se encargue de forma profesional y eficiente del manejo del electrodoméstico viejos. Estas empresas tienen el conocimiento y las herramientas necesarias para hacerse cargo de los residuos de la mejor forma posible y respetando al medio ambiente, priorizando el reciclaje de los aparatos electrónicos.

Es importante estar muy atento al momento de desechar un electrodoméstico, dado que es normal encontrarse con servicios fraudulentos de recogida a domicilio de aparatos viejos. Suelen incumplir con su obligación de transportar los desechos en los puntos limpios o plantas de tratamiento con el fin de lucrarse con la venta ilegal de chatarra, sacando provecho de los metales y contaminando con desechos tóxicos.

 

Tratamiento y reciclaje de aparatos electrónicos

El tratamiento de los residuos generados por los aparatos electrodomésticos debe llevarse a cabo con la finalidad de reducir la cantidad de desechos y la toxicidad de sus elementos, y así favorecer el cuidado del ambiente a través de la promoción del reciclaje de aparatos electrónicos, su reutilización y su valoración.

Los principales tratamientos a los cuales se someten los residuos electrónicos son: reutilización, reciclado y valorización energética.

Reutilización

Se trata de optar por la reparación de los aparatos eléctricos. En caso de que no sea posible su reparación, dichos aparatos deben ser transportados a una planta de tratamiento, para los procesos de descontaminación, desmontaje, reciclaje y valorización.

Reciclado

En el proceso del reciclaje de aparatos electrónicos, se desmontan y se descontaminan de sustancias tóxicas, en caso de que las contengan. Tal proceso conlleva la recuperación de materiales como plásticos, metales o vidrio para su posterior reciclado.

Valorización energética

Se trata de buscar otros usos energéticos a los materiales y elementos de los aparatos electrodomésticos.

 

Como hemos visto, gracias a la gestión de los residuos electrónicos, es posible optimizar la utilización y favorecer el reciclaje de aparatos electrónicos, cuidando así al medio ambiente. El nivel de toxicidad de estos aparatos es tal que una correcta gestión no solo es favorable, sino necesaria.

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827