smv

NOTICIAS

Gestión de residuos inertes: cómo reconocerlos y su tratamiento

Tipos de residuos inertes

El principal objetivo de cualquier tratamiento de residuos es su recuperación, valoración o eliminación, reduciendo las posibles sustancias tóxicas que contenga y aprovechando la mayor parte de su materia prima. Ésta puede ser reutilizada o usada como fuente de energía o para adecuar su depósito en vertederos.

El tratamiento de los diferentes tipos de residuos inertes y orgánicos puede variar en función del tipo de desecho y de su peligrosidad, de la cantidad del mismo y, sobre todo, de si los residuos están mezclados o separados antes de llegar a la planta de reciclaje.

¿Qué son los residuos inertes?

Un residuo es cualquier sustancia u objeto que desechamos. Los residuos se clasifican en relación a su origen, composición y grado de peligrosidad.

Según su origen, los residuos pueden ser domésticos, biorresiduos (derivados de actividades como la jardinería, de la actividad sanitaria, de la construcción) o mineros. Según su composición, pueden ser orgánicos e inorgánicos. Por último, y según su grado de peligrosidad, los residuos pueden ser inertes, peligrosos o tóxicos, y no peligrosos.

Los residuos inertes son aquellos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas o que, en caso de hacerlo, tienen una repercusión mínima. El Real Decreto 1481/2001, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, añade a esta definición otras características fundamentales para entender cuáles son los residuos inertes. Y es que, además de lo anterior, los residuos inertes “tienen una emisión reducida de lixiviados (percolación fluidos a través de elementos sólidos), son poco tóxicos, y no suponen ningún riesgo para las aguas superficiales o subterráneas”. El ejemplo más claro de residuo inerte son los escombros.

Debido a su naturaleza, los residuos inertes no son solubles ni combustibles, ni reaccionan química, física o mecánicamente cuando entran en contacto con el entorno o con otros materiales. Tampoco son biodegradables aunque, por ser inocuos, pueden utilizarse como materiales de relleno en obras, de ahí la importancia de saber reconocerlos y de gestionarlos adecuadamente.

Tipos de residuos inertes

Muchos de los llamados residuos inertes son industriales porque están vinculados al desarrollo de actividades industriales y de la construcción, por eso a veces se denominan “residuos de construcción y demolición”. Este concepto incluye residuos de derribo, de nueva construcción, de rehabilitación y de obras públicas.

Normalmente estos residuos son voluminosos y no pueden depositarse en los contenedores de nuestros pueblos y ciudades. Es precisamente este gran volumen y su dificultad de transporte lo que obliga a realizar una gestión de los residuos inertes responsable, contratando los servicios de empresas especializadas como SMV. De no ser así, pueden depositarse sin control en entornos naturales; algo que supone un alto porcentaje de pérdida de materias primas.

Según el Plan Nacional de Residuos de Construcción y Demolición (PNRCD) 2001-2006 podemos encontrar la siguiente clasificación de residuos inertes:

  • Plásticos.
  • Papel y cartón.
  • Escombros.
  • Piedra.
  • Arena, grava y otros áridos.
  • Restos de hormigón.
  • Asfálticos.
  • Ladrillos, azulejos, tejas y otros cerámicos.
  • Yeso.
  • Restos de madera.
  • Vidrio.
  • Metales.

Tratamiento de los residuos inertes

La gestión y tratamiento de residuos inertes está regulada en el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero sobre la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición (RCDs), y debe realizarse por parte de empresas especializadas encargadas de transportarlos a vertederos inertes.

Los vertederos inertes son espacios controlados donde se depositan los residuos industriales inertes.  En estos lugares está permitido el depósito de escombros y, terminantemente prohibido, arrojar residuos orgánicos o tóxicos. Una vez los residuos llegan allí, personal especializado los estudia y trata para conseguir escombro limpio, es decir, libre de plásticos, maderas, metales y otros restos peligrosos. Con el escombro limpio se fabrica la zahorra, utilizada en construcción y obra pública para rellenos de encofrados o similares.

Las escombreras inertes pueden estar activas entre 10 y 15 años y, una vez colmatadas y clausuradas, se cubren con tierra vegetal siendo completamente seguras.

Residuos inertes: ejemplos de reciclaje

  • Materiales pétreos (piedras, mármoles, pizarra). Pueden machacarse para fabricar áridos o para rellenar terraplenes, subsuelos de carreteras, etc.
  • Metales. Los restos metálicos pueden fusionarse para crear nuevos metales.
  • Plásticos. Su separación debe ser la más rigurosa y debe hacerse aparte del resto de residuos inertes.
  • Maderas. Los residuos de madera pueden triturarse para fabricar palés, andamios o tableros aglomerados. También pueden servir como base para producir biomasa.
  • Asfaltos, Caucho y PVC. Los restos de PVC sirve para fabricar suelos industriales y de garaje, y para proteger cableado eléctrico. Con estos tres materiales también se elaboran pavimentos para carreteras.

En SMV somos especialistas en el tratamiento de todo tipo de residuos urbanos e industriales. Somos gestores autorizados para la recogida y transporte de residuos inertes de acuerdo con la normativa vigente y garantizando el mínimo impacto sobre nuestro entorno y medioambiente.

¿Necesitas una empresa de recogida y gestión de residuos especializada? ¡Contacta con nosotros!

SMV Expertos en tratamiento de residuos

961 853 827